Las ITVs han cambiado: sus estaciones (más modernas, amplias y adaptadas a las nuevas tecnologías y al mundo online), y su funcionamiento (mayor rigurosidad en la normativa de inspecciones). Lo único que permanece inamovible son los principios con los que nació y que son su ADN: seguridad vial y preservar el medio ambiente.

“Los datos indican que vamos por el buen camino, pero todavía tenemos mucho por recorrer. La ITV salva vidas, pero podrían ser más. Los últimos datos que disponemos es que circulan más de un 20% sin  la inspección en regla, lo que supone alrededor de seis millones de vehículos en las carreteras. Desde AECA-ITV estamos trabajando para reducir estas cifras y llegar al objetivo de Accidentes Cero”, comenta con preocupación  Alejandro Pastor, vicepresidente técnico de AECA-ITV.

Su amplia experiencia en el sector (es también director de zona de Applus Iteuve) le convierte en testigo excepcional de un servicio que se ha ganado el respeto y al que ya muchos califican de bien público. “Y cercano”, apunta Pastor.

-Pasar la ITV sigue siendo una experiencia para algunos ‘traumática’. Sin embargo, desde las estaciones se ha facilitado mucho el trabajo (citas previas, aviso a los clientes, elección de estación…)

Desde sus inicios en la década de los ochenta hasta la actualidad no se ha dejado de innovar para hacer de la ITV una experiencia más cercana, por ejemplo, la libre elección de estación por el usuario, sistemas de concertación de cita previa (presencial, telefónica y online), pago anticipado vía online, aviso de próxima inspección, presencia en redes sociales, amplios canales de comunicación con las estaciones ITV (presencial, telefónica, Facebook, Twitter, ….) para cualquier tipo de consulta. Todo ello encaminado a acercar más el servicio al cliente y dejar de ser una experiencia “traumática”.

-¿Cómo se han adaptado las ITVs a la nueva normativa? ¿Qué cambios han tenido que hacer?

En sus inicios las estaciones contaban con un foso y un equipo para medir la fuerza de frenado. Conforme se ha ido evolucionando en el mundo del automóvil, en paralelo, se ha evolucionado en las ITV pasando a inspeccionar más de 500 puntos del vehículo e incorporando nuevos equipos de inspección como analizadores de gases, opacímetros, velocímetros, sonómetros, lectores OBD, cámaras…

-El equipo de lectura del sistema de diagnóstico a bordo (OBD) ha supuesto un esfuerzo importante para las estaciones de ITV.

Efectivamente, ha supuesto la adquisición de nuevos equipos de inspección, la adaptación de los procesos y la contratación de más personal. Todo esto en menos de un año y en todas las estaciones ITV, con la formación correspondiente de los inspectores. Es un gran esfuerzo por parte del sector y siempre buscando el menor impacto en el cliente.

-En esa línea de cambios, los sistemas ADAS (Advanced Driver Assistance Systems), diseñados para garantizar la seguridad y confort en la conducción, van a suponer un cambio muy importante para el fabricante y para el conductor, pero también para las ITVs. ¿Cómo va a ser esa revisión? Hay que tener en cuenta que el coche nuevo de hoy será viejo mañana.

Estos sistemas ya los equipan los vehículos actuales y el nuevo Reglamento Europeo que entra en vigor el próximo 20 de mayo obliga a los fabricantes a suministrar información de estos sistemas a través de la interfaz electrónica del vehículo. Desde las ITVs estamos trabajando en cómo verificar estos sistemas mediante la comunicación electrónica con el vehículo. El futuro nos lleva hacia la ITV electrónica.

El futuro nos lleva hacia la ITV electrónica

-Decíamos antes que el servicio de inspección técnica de vehículos se ha ganado el respeto (cada vez son menos las personas que lo ven como una tasa) y en parte se debe a la profesionalización y rigurosidad de sus inspectores. ¿Cómo se forma un inspector de Ia ITV?

Los inspectores deben poseer como mínimo la titulación de grado superior en automoción o similar y además realizar un curso de formación específica en ITV no inferior a las 120 horas.

-¿Hay demanda?

En el caso de España el parque de vehículos crece cada año, lo que implica una mayor demanda por parte de las estaciones ITV de este tipo de profesional.

-También se aboga por la independencia. ¿Qué garantías cuenta el cliente de que esto es así?

Una característica que identifica a las ITV es su independencia total con los fabricantes y mantenedores de vehículos, de esta manera podemos inspeccionarlos para asegurar que cumplen con las normas de seguridad vial y medioambientales.

vamos por el buen camino

-¿Cuántos empleos generan las ITV?

La cifra es importante. Hablamos de unas 7.000 personas que hacemos nuestro trabajo de manera profesional y seria en las 85 entidades de AECA-ITV, 456 centros y 1.233 líneas de inspección. Al año se realizan más de 20,7 millones inspecciones técnicas a los vehículos.

-Hemos empezado esta entrevista hablando de las altas tasas de absentismo. Conductores que no pasan la inspección rigurosa que corresponde, poniendo en peligro su vida y la de los demás conductores.

En AECA-ITV se va a poner en marcha una campaña contra el absentismo. Una campaña en la que es preciso la colaboración de todos los organismos: DGT, aseguradoras, fabricantes. Todos estamos implicados de una u otra manera. Vamos a trabajar en dos líneas, por un lado la educación y formación ya que la ITV es la herramienta que tiene la Administración para asegurar que los vehículos cumplen las normas de seguridad vial y medioambiental. Y por otro lado, es necesario transmitir el mensaje de que la ITV te va a salvar la vida y tienes que pasarla porque además de la posible sanción, el seguro en caso de siniestro no te cubre.

Campañas de concienciación

La campaña  #SomosITV (o cómo salvar vidas a golpe de móvil que realizan los propios trabajadores de las entidades asociadas en AECA-ITV) o #NoSinITV son parte de este trabajo. Alejandro Pastor lo sabe en un año que viene lleno de retos: a partir del próximo 20 de mayo de 2020, la Unión Europea obligará a los fabricantes a facilitar los datos técnicos necesarios para realizar la inspección de los vehículos fabricados desde el 20 de mayo en adelante; hasta ahora, esta información no estaba accesible. Los fabricantes tendrán que facilitarla en un plazo máximo de seis meses después de la matriculación, y de una manera clara y estructurada.

“La colaboración es cada vez mayor y estamos obligados a ello, ya que nosotros somos los responsables de comprobar que los vehículos cumplen con las normas de seguridad vial y medioambientales. Necesitamos conocer qué tienen los vehículos y aquí es donde el fabricante debe darnos esa información”, insiste Alejandro Pastor. El objetivo Accidentes Cero está cada vez más cerca.