Procesos gripales y conducción

Procesos gripales y conducción
30 diciembre, 2015 @applus

La costumbre de pasar por procesos gripales y la voluntad de afrontarlos sin reposo y sin bajar la actividad diaria nos lleva al hábito de automedicarnos con antigripales y otros fármacos que por composición pueden afectar a nuestros sentidos en mayor o menor medida.

El propio proceso catarral nos obligará a cesar nuestra actividad al volante durante los primeros días de enfermedad ya que los propios síntomas afectarán a nuestro estado. La congestión, el lagrimeo y el posible estado febril debilitan nuestra capacidad de concentración y nos sentiremos mermados físicamente.

Un constipado común o proceso gripal suele durar una semana por lo tanto el sentido común nos ha de llevar a ser cautelosos, en cuanto a conducción se refiere, durante esos días .

Igualmente si nos medicamos para poder sobrellevar la enfermedad cómoda tendremos que tener en cuenta sus posibles efectos sobre nuestro organismo y sus incompatibilidades para conducir.

Descongestivos nasales: En ocasiones, en este tipo de medicamentos, se utiliza la fenilefrina u oximetazolina por su inmediatez de efecto, si bien pueden producir rebote y al cabo de cierto tiempo vuelve a aparecer, en ocasiones en mayor grado, la obstrucción nasal.

Analgésicos – Antitérmicos: Son el grupo de medicamentos a los que pertenece la Aspirina. Nos alivian el dolor muscular típico de los procesos gripales y también a este grupo pertenecen aquellos que nos controlan la temperatura corporal evitando estados febriles. Hemos de tener precaución al efecto de alivio y posterior caída que nos produce su consumo. Puede ser que su uso no este ligado a una merma de los sentidos pero si que nos puede producir una falta de atención el bienestar después de un estado de alta congestión o fiebre.

Anthistamínicos H1: Bloquean y antagonizan los efectos de la liberación de histamina uno de los mediadores de los procesos de inflamación. Mejoran los síntomas de picor, lagrimeo, estornudos y tendrían un ligero efecto antitusivo. Estos medicamentos afectan al sistema nervioso central provocando, en mayor o menor grado, un estado de sedación y un enlentecimiento del rendimiento psicomotor.

Siempre tendremos que leer la posología del medicamento y sus recomendaciones de uso.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies