ITV: qué pruebas debe superar tu vehículo

ITV: qué pruebas debe superar tu vehículo
18 noviembre, 2016 @applus
In Noticias
pruebas de la ITV, revisión de vehículo

Las pruebas en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) son ese examen al que todo conductor tiene miedo a enfrentarse, pero que inevitablemente deberá superar si desea seguir circulando. Los coches que se usan a nivel particular deben pasar dos veces la inspección hasta los diez años de antigüedad del vehículo. Una vez alcanzada la década, la cita será anual. Turismos, furgonetas y otros transportes que se utilicen en el ámbito profesional deben pasar la ITV de manera más frecuente.

Las inspecciones caducadas, así como las desfavorables, suponen una sanción de 200 euros si un agente vial intercepta que estos vehículos están circulando. Si la ITV ha sido negativa, la multa asciende hasta los 500 euros. Si se considera que hay un elevado riesgo para la circulación, se puede llegar a inmovilizar el vehículo, de manera que la retirada de puntos del carné puede parecer un mal menor ante esta posibilidad.

Por eso es importante entender que las pruebas de la ITV están hechas para revisar puntos clave del vehículo, que afectan tanto a la seguridad del conductor como al del resto de personas que se mueven por municipios y carreteras. La inspección se puede superar con dos fallos leves, que quedarán registrados en la hoja de la ITV para subsanarlos al salir de lugar y evitar sanciones posteriores. Recuerda también que tres fallos leves equivalen a uno grave.

Conocer las pruebas que el vehículo tendrá que superar en la ITV ayudará a ir a la revisión con más tranquilidad. Es como si un estudiante conoce las preguntas del examen antes de sentarse frente a él: responder será mucho más sencillo. Presta atención entonces a las cuestiones que aquí se plantean.

En la ITV hay varias fases para revisar el vehículo: primero se hacen unas pruebas con el vehículo apagado y parado. Tras superar la inspección estática, se suele hacer una prueba de los frenos y los amortiguadores. A continuación llevarán el vehículo al foso, donde comprobarán la dirección, las fugas de aceite en el tubo de escape y otros aspectos que el dueño del vehículo ayudará a medir mientras pisa el pedal del freno. El análisis de gases y documentación cerrará el examen.

 

Aspectos que se revisan a fondo en las pruebas de la ITV

Frenos

Una máquina llamada “frenómetro de rodillos” ayudará a comprobar la fuerza del frenado, detectando si funcionan correctamente y no está en peligro ni la seguridad del conductor ni la de otras personas.

Neumáticos

Las ruedas tienen que tener las medidas correctas para cada tipo de vehículo. Se entiende que no es lo mismo una moto que un camión. Los neumáticos deben estar debidamente homologados y antes de ir a pasar la ITV hay que estar atento al desgaste del dibujo, ya que es uno de los principales olvidos que luego acarrean faltas en la inspección.

Dirección del vehículo

En este apartado se medirá la alineación de las ruedas, así como los posibles desperfectos que puedan presentar los elementos que influyen en la dirección del vehículo: pivotes, manguetas, rótulas, etc.

Bajo

El técnico incluirá en las pruebas de la ITV una inspección visual de la parte inferior del chasis (cuya numeración debe ser correcta), prestando especial atención a aspectos como el tubo de escape o la canalización de transmisiones.

Gases

En los motores de gasolina se comprueba el monóxido de carbono y en los de diésel, la composición de los gases de escape. El objetivo es detectar si están dentro de los límites legales.

Luces

Se revisan todas: de posicionamiento, de freno, marcha atrás, cortas, largas e intermitencias. Además de que las bombillas funcionen (cada una que esté fundida equivale a un fallo leve), en los focos delanteros se fijarán en la inclinación del haz de luz, para evitar deslumbrar a otros conductores.

Interior

El examinador se sentará en varias partes del interior del vehículo para comprobar la homologación de los cinturones de seguridad, el funcionamiento del limpiaparabrisas, el claxon, la dureza de los pedales, etc.

.

Por último, para superar las pruebas de la ITV, no olvides la parte burocrática en la que los pagos del seguro y de los impuestos municipales deben estar al día. Comprobarán que la ficha del vehículo esté en orden, de manera que no intentes modificar nada sobre ella para evitar problemas mayores.

Recuerda también que suele haber largas colas en las revisiones de vehículos, por lo que pedir cita para la ITV online te ayudará a ahorrar tiempo porque es un trámite de reservas muy sencillo y para todo tipo de vehículos.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies