Conducir con nieve
72
post-template-default,single,single-post,postid-72,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Conducir con nieve

Conducir con nieve

Cómo conducir sobre nieve

El mero hecho de conducir con nieve, requiere unas habilidades determinadas y una elevada concentración, aún más cuando el pavimento pueda tener gravilla, nieve o incluso placas de hielo.

En Applus+ Iteuve te acercamos algunos consejos para que la conducción sobre nieve o hielo sea lo más segura posible tanto para los pasajeros como para el propio vehículo.


 

Neumáticos de invierno

El primer paso para conducir con nieve o conducir con hielo, es disponer de los neumáticos adecuados en cada caso, que se adapten perfectamente al estado del asfalto.

Diferencias entre neumáticos de invierno y verano

En el caso de conducir sobre nieve, es importante disponer de los llamados neumáticos de invierno los cuales ofrecen una mayor adherencia en la carretera y un mejor agarre en el momento de acelerar y de frenar. Por el contrario, si usásemos ruedas de invierno en verano, las altas temperaturas harían que la rueda se endureciese y se redujese el agarre a la vía.

 

Consejos para la conducción en invierno

A continuación, te detallamos algunos consejos para la conducción en invierno:

Lo más importante antes de planificar un viaje, es que tu coche haya pasado una revisión y la itv.

Antes de salir, ¡prepara tu coche!

conducir con nieve

  1. Comprueba que tus neumáticos estén en buen estado e inflados.
  2. Lleva cadenas o equipa tu coche con neumáticos de invierno.
  3. Revisa el estado de la batería.
  4. Revisa el estado de los amortiguadores, los frenos y la dirección.

 

Durante el trayecto…

Conduce suave para que no haya lugar a movimientos violentos o inesperados del vehículo y poder así establecer un mayor control del coche.

– Recuerda que la vista es un factor muy importante, pero en casos extremos como son la nieve o el hielo, la vista es nuestro primerísimo aliado.

– Usa marchas largas, manteniendo el tacto y sensibilidad sobre el acelerador y accionándolo de manera progresiva.

Reduce la velocidad y procura no acelerar o frenar bruscamente. Para frenar, reduce primero la marcha y pisa el pedal de freno muy suavemente

– Circula con las luces de cruce.

– En carreteras heladas o cuesta abajo reduce a una marcha menor antes de lo habitual; así podrás reducir de velocidad sin brusquedades.

conduccion segura sobre nieve

Fuente: yosoyele.com

A pesar de los consejos facilitados, es muy importante mantener la concentración y la calma en todo momento para saber responder con la mayor lógica y sentido común en situaciones extremas.

SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO