Un límite de velocidad en ciudad que puede salvar vidas
6546
post-template-default,single,single-post,postid-6546,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Un límite de velocidad en ciudad que puede salvar vidas

límite de velocidad

Un límite de velocidad en ciudad que puede salvar vidas

El pasado 10 de noviembre, el Gobierno aprobó la reducción genérica del límite de velocidad en ciudad a 30 km/h en las calles de un único carril o de un solo carril por sentido.

Pese a que todavía no se trata de una medida efectiva en todo el territorio, algunas ciudades ya la han implementado en su normativa de circulación con el fin de encontrar un equilibrio entre la seguridad y la movilidad en vías urbanas.

¿Qué se busca con esto? Queremos reducir la accidentalidad de los usuarios más vulnerables como los peatones por ejemplo. Aunque algunos ponen en duda su efectividad, los expertos aseguran que conseguirán reducir drásticamente la siniestralidad vial de las ciudades.

 

¿Porqué se ha implantado un límite de velocidad en ciudad de 30 km/h?

El límite de 30 km/h ha sido establecido después de haber evaluado los siguientes datos :

  • En 2019 los usuarios vulnerables en las ciudades supusieron el 82% de las personas fallecidas. De ellos, 247 fueron peatones, 32 ciclistas y 148 motoristas.
  • El riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello a 50 km/h es del 90%, mientras que si se reduce la velocidad a 30 km/h, ese riesgo baja al 10%.
  • A 30km/h se reduce a la mitad la distancia que se necesita para detener el vehículo con respecto a una velocidad de 50 km/h. Esto puede suponer atropellar a una persona o poder evitar el accidente.
  • Los modernos sistemas de seguridad activa de los vehículos para proteger a los peatones se han demostrado mucho más eficaces cuando se circula a 30 km/h que cuando se hace a 50 km/h.
  • Las pruebas y experiencias existentes en zonas donde se ha reducido la velocidad máxima a 30 km/h han demostrado un efecto positivo sobre la siniestralidad, reduciendo los accidentes de trafico en un porcentaje mayor al 40%.

 

Un límite de velocidad en ciudad que salva vidas

Como hemos visto, si los vehículos circulasen a 30 km/h en ciudad, estaríamos frente a una reducción de velocidad máxima que salvaría vidas. Claramente, reducir la velocidad favorece la convivencia segura entre peatones, bicicletas, motocicletas, vehículos de cuatro ruedas, así como con los nuevos vehículos que surgen en las ciudades en respuesta a la movilidad urbana.

Además, se espera que esta medida estimule a los ciudadanos a realizar más desplazamientos a pie y/o en bicicleta ya que viviremos en un entorno más amable y seguro para la movilidad en medios sostenibles.

 

Fuente: El Mundo

Pide tu cita previa itv en nuestra web
¡No olvides suscribirte a nuestro canal de Youtube!

SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO