Los Airbags y la seguridad - Blog Applus+ ITV
782
post-template-default,single,single-post,postid-782,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Los Airbags y la seguridad

Los Airbags y la seguridad

El sistema Airbag, conocido ya por todos nosotros, es sin duda alguna junto con el cinturón de seguridad una de las herramientas indispensables para minimizar y reducir los daños de los ocupantes en casos de colisión o accidente.

Desde su nacimiento, el sistema de la “bolsa de aire” ha ido evolucionando y cada vez son más, las marcas que aprovechan el mínimo espacio de sus vehículos para añadirles más opciones de airbag, ya que los resultados salientes de pruebas de seguridad son más que positivos y evidentes.

La primera idea que tuvieron sus creadores fue la de pensar: a todo el mundo cuando se cae le gustaría caerse contra una superficie blanda, por lo que a partir de ahí nació el ya famoso Airbag. Debido a la incompatibilidad de conducir con una almohada constantemente delante nuestro y del peligro que supone impactar contra una superficie dura, se ideó el sistema de expulsión rápida de la bolsa de su compartimento.

El airbag tiene que tener unas propiedad muy específicas ya que depende de ello, la integridad física de los ocupantes. La presión y la velocidad de apertura del mismo son muy importantes para determinar como actuará en el caso de accidente. El airbag tiene que tener la presión justa ya que si se diera el caso, de estar demasiado hinchado, desplazaría hacia atrás al ocupante con la misma velocidad o más que en el momento del accidente provocándole lesiones cervicales graves.

Por otro lado, el airbag debe y tiene que soportar las inclemencias que todo vehículo tiene que soportar durante su vida útil. Calor, humedad, frío etc…

Su funcionamiento es sencillo pero a la vez muy exigente. Gracias a sensores colocados en el vehículo, este, detectará si hay desaceleración o desplazamiento suficientemente fuerte como para activar los airbags. El sistema funciona como nuestro cerebro, se detecta un problema y al instante genera las conexiones neuronales necesarias para contrarestarlo.

1 Comment

  • Viorel crisan
    Publicado en 07:23h, 15 mayo Responder

    Me parese mui interesante todos los artículos y mui utiles

PUBLICAR UN COMENTARIO