Procesos gripales y conducción - Blog Applus+ ITV
755
post-template-default,single,single-post,postid-755,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Procesos gripales y conducción

Procesos gripales y conducción

La costumbre de pasar por procesos gripales y la voluntad de afrontarlos sin reposo y sin bajar la actividad diaria nos lleva al hábito de automedicarnos con antigripales y otros fármacos que por composición pueden afectar a nuestros sentidos en mayor o menor medida.

El propio proceso catarral nos obligará a cesar nuestra actividad al volante durante los primeros días de enfermedad ya que los propios síntomas afectarán a nuestro estado. La congestión, el lagrimeo y el posible estado febril debilitan nuestra capacidad de concentración y nos sentiremos mermados físicamente.

Un constipado común o proceso gripal suele durar una semana por lo tanto el sentido común nos ha de llevar a ser cautelosos, en cuanto a conducción se refiere, durante esos días .

Igualmente si nos medicamos para poder sobrellevar la enfermedad cómoda tendremos que tener en cuenta sus posibles efectos sobre nuestro organismo y sus incompatibilidades para conducir.

Descongestivos nasales: En ocasiones, en este tipo de medicamentos, se utiliza la fenilefrina u oximetazolina por su inmediatez de efecto, si bien pueden producir rebote y al cabo de cierto tiempo vuelve a aparecer, en ocasiones en mayor grado, la obstrucción nasal.

Analgésicos – Antitérmicos: Son el grupo de medicamentos a los que pertenece la Aspirina. Nos alivian el dolor muscular típico de los procesos gripales y también a este grupo pertenecen aquellos que nos controlan la temperatura corporal evitando estados febriles. Hemos de tener precaución al efecto de alivio y posterior caída que nos produce su consumo. Puede ser que su uso no este ligado a una merma de los sentidos pero si que nos puede producir una falta de atención el bienestar después de un estado de alta congestión o fiebre.

Anthistamínicos H1: Bloquean y antagonizan los efectos de la liberación de histamina uno de los mediadores de los procesos de inflamación. Mejoran los síntomas de picor, lagrimeo, estornudos y tendrían un ligero efecto antitusivo. Estos medicamentos afectan al sistema nervioso central provocando, en mayor o menor grado, un estado de sedación y un enlentecimiento del rendimiento psicomotor.

Siempre tendremos que leer la posología del medicamento y sus recomendaciones de uso.

SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO