Crash dummies: una historia con luces y sombras
8063
post-template-default,single,single-post,postid-8063,single-format-standard,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,aa-prefix-applu-
 

La historia de los crash dummies o muñecos de prueba para coches

Historia de los crash dummies o muñecos de prueba para los coches

La historia de los crash dummies o muñecos de prueba para coches

Los crash dummies, que en español podría traducirse como muñecos de prueba para coches, son los maniquíes que se emplean para probar los dispositivos de seguridad de los vehículos (resistencia de la carrocería, cinturones, airbags, etc.).

Hoy día disfrutamos de muchos avances tecnológicos que aumentan nuestra seguridad al volante, dispositivos que previamente han sido probados con los crash dummies.

Pero, si echamos la mirada atrás, estos muñecos de prueba no siempre han existido. Luego, ¿de qué manera se probaban los elementos de seguridad de los vehículos antes de la aparición de los crash dummies?

Los primeros crash dummies: cadáveres humanos

Los primeros “voluntarios” que los investigadores usaron para probar el nivel de seguridad de los coches fueron cadáveres humanos. Estos eran atados a los asientos (aún no existía el cinturón de seguridad) y eran sometidos a potentes choques y violentos vuelcos.

Sin embargo, como era de esperar, el uso de cadáveres como crash dummies pronto despertó el debate sobre la ética y la moral de usarlos para este propósito.

Eso por no hablar de la escasez de “candidatos”, pues la mayoría eran varones de avanzada edad, lo que impedía comprobar las consecuencias de un accidente de coche en mujeres y niños.

John Paul Stapp, el primer crash dummy humano

Stapp fue un médico y cirujano de la fuerza aérea estadounidense que se presentó voluntario como crash dummy. Su objetivo era descubrir nuevos métodos de protección para aviadores y automovilistas.

Este crash dummy humano se sometió a brutales pruebas de aceleración y desaceleración que le provocaron, entre otras cosas, la rotura de los vasos sanguíneos y la pérdida temporal de visión.

Aun así, Stapp, una vez recuperado, decidió construir instalaciones en las que, con los años, se probarían los primeros crash dummies de muñeco.

El uso de animales como crash dummies

Por desgracia, la historia está llena de ensayos con animales. Así, ya superada la etapa de usar cadáveres o auténticos kamikazes como crash dummies, fue el turno de estos.

Se recurrió a chimpancés y osos, pero los crash dummies animales más “usados” fueron los cerdos, a los que incluso se anestesiaba antes de las pruebas.

Lógicamente, con los años y la concienciación sobre los derechos de los animales, esta práctica fue prohíbida, lo que obligó a las compañías a idear otros candidatos que cumplieran con las características de un humano (anatomía, altura, peso, etc.).

Fue así como surgió el primer crash dummy moderno, diseñado en 1949. El muñeco estaba destinado a probar los asientos eyectables en los aviones de guerra, pero poco después empezaron a usarse crash dummies en las pruebas de seguridad de los vehículos de tierra.

 

¿Aún no has pasado la revisión? Reserva tu cita previa ITV en Applus.

¡No olvides suscribirte a nuestro canal de Youtube!

SIN COMENTARIOS

PUBLICAR UN COMENTARIO